Codependencia’s Weblog

Informarte es el mejor modo para encontrar el camino a relaciones interpersonales SANAS! Ya no me doy abasto contestando comentarios!!! Por favor tomate el tiempo de leer y buscar tú mism@ la información!!!

La basura… emocional

Posted by codependencia en enero 12, 2008

Platicando con una amiga y recordando la frase de que “para que una herida cierre por completo, a veces necesita volverse a abrir”, se me ocurrió algo. 

A todos se nos hace algo lógico, útil, conveniente y sano, tirar la basura que generamos diariamente. Nadie guarda en un rincón del refrigerador el tarro vacío del yogur que se comió hace veinte años ¡y menos si se come uno al día! No es saludable acumular en un bote los sobrantes de la comida que hicimos meses atrás. No solemos quedarnos con todos y cada uno de los empaques y bolsas de las cosas que compramos desde que éramos niños. No es saludable, no habría espacio suficiente para las cosas que realmente nos gustan e importan, no olería bien, no sería un hogar esa casa, no nos gustaría estar en ella, ni nos sentiríamos cómodos, seguros, relajados, ni felices ahí. 

Eso sí, cuando en ocasiones nos tardamos un poco más de lo habitual en tirar lo que sobra de comida, lo que se echó a perder en el refrigerador, lo que abulta demasiado, lo que pesa y preferimos cargar otro día, lo que el camión no se llevará si no le damos unos pesos más, entonces deshacerse de la basura resulta mucho más incómodo de lo habitual. Molesto, pesado, maloliente, desagradable. Sí, cuesta trabajo pero sabemos que por nuestro bienestar es necesario hacerlo y buscamos el modo de lograrlo. Aún cuando ello implique pedir a los señores de la basura que nos ayuden a cargar ese mueble tan pesado o esa bolsa de basura tan llena y grande que acumulamos después hacer una limpieza exhaustiva.

 Entonces, si tenemos tanta conciencia sobre la basura que físicamente ocupa un espacio en nuestras vidas, cómo es posible que ignoremos su presencia en nuestra vida emocional. El rencor, la culpa, el odio, el miedo, la desvalorización, la mentira, la rabia, la traición, la envidia, el resentimiento, por mencionar algunos, son contaminantes en nuestra vida diaria. Algunos los venimos guardando desde que éramos pequeños. Otros los escondemos en lo más profundo de nosotros, a raíz de experiencias difíciles que vamos viviendo. Los más dolorosos, intentamos taparlos para que no despidan olores enfermantes o los perfumamos intentando disimularlos. 

Pero es un hecho que en el día a día, el mal olor y la incomodidad de esta basura emocional invariablemente hacen acto de presencia al estar conversando con un familiar, al convivir con un amigo, al interactuar con un desconocido en la calle, incluso al estar con uno mismo. Y no importa que tan escondida creamos tenerla, que tan compactada pensemos que está o cuanto aromatizante le hayamos puesto. Se ve, despide mal olor, pesa, y ocupa espacio (vital y necesario) en nuestro corazón. 

Entonces, si esta basura emocional es en realidad tan desagradable y nociva, ¿por qué insistimos en guardarla en lo más profundo de nosotros? ¿Por qué la ocultamos, en vez de deshacernos de ella? ¿ Por que tenemos miedo a abrir los ojos y aceptar que está ahí, si todas nuestras actividades las realizamos con ella a cuestas? ¿Por qué la consideramos un secreto incomodo con el que tenemos que vivir? ¿Qué nos hace aceptarla como parte de nosotros y de nuestro destino? ¿Por qué nos aterra que el mundo se entere que la teníamos acumulada, que nos vean salir al camión de la basura a tirarla, o peor aún sentirnos bien sin tenerla más a nuestro alrededor? 

Algo es seguro, mientras más nos quedemos con ella, más se echará a perder, más espacio ocupará, dejando menos espacios libres para las emociones sanas, para el bienestar, la satisfacción y la felicidad. 

Y pienso esto, al recordar a toda la gente que conozco que prefiere vivir sufriendo a buscar ayuda. Que no va a una terapia por que “¿cómo le va a contar sus problemas a un extraño?”. A todos lo que sufren en silencio esperando que “algo” pase y su vida cambie mágicamente. A aquellos que optan por pensar que vivir con toda esa basura emocional a su alrededor es LA VIDA y que por eso han de soportarla sin más ni más. No digo que sea sencillo deshacerse de esa basura. Mucho menos que lo tengamos que hacer solos (por suerte para eso están los terapeutas). No considero que no implique un esfuerzo. Pero estoy segura de que será mucho menor que seguir con esos sentimientos dolorosos incrustados en la piel, en la mente y en el corazón. 

Nadie dijo que hacer la limpieza fuera agradable. Destapar recipientes con alimentos descompuestos, meter su contenido a una bolsa y llevarla al tambo de basura no es una experiencia maravillosa. Sacar objetos inútiles y pesados no es una tarea para hacerla de un solo golpe. Revisar dentro de casa lo que sirve y lo que no sirve a veces puede ser tedioso. Pero, estoy completamente convencida de que quien tenga el valor y la determinación para hacerlo más allá de lo físico, en el plano emocional (a su ritmo y a su modo), tendrá un espacio interior mucho más bello donde vivir y desarrollarse y se sentirá complacido de haber realizado ese esfuerzo que a ojos cerrados, puedo asegurar le brindará la oportunidad de vivir de mejor manera y en plenitud. 

Además es posible que al salir bien temprano a tirar nuestra basura al camión, descubramos durante el camino un hermoso amanecer o una flor que la noche anterior aún no había florecido. O tal vez el entusiasmo del vecino que salió a hacer ejercicio. O quien sabe, tal vez nuestro propio rostro reflejado por los primeros rayos de sol,  en la ventana de algún coche, sonriendo. Y ahora que vuelvo a hacer memoria, también me viene a la mente otra frase que hace poco leí (de Gandhi) que dice: “La gente se arregla todos los días el cabello. ¿Por qué no el corazón?”  

Anuncios

4 comentarios to “La basura… emocional”

  1. […] compartida por Coodependiencia en “La Basura Emocional” seguir leyendo… Explore posts in the same categories: Historia […]

  2. me gusto mucho esta pagina ya he intentado mucho y no logro sentirme bien

  3. morena henriquez said

    Felicitaciones, todo lo que se dice es verdad. Què pàgina màs verdadera,sencilla y amena. Grac ias por mostrarla.
    Saludos desde el salvador.
    Lic. Morena Henrìquez.

  4. Mariana said

    Esto es muy cierto y lo podemos encontrar realizando el 4to y 5to paso ya que nos dan orientacion y te libera, pero lo tienes que hacer con humildad, sin miedo a nada, pero no solo eso, tienes que seguir en ayuda de algun grupo ya que despues de hacerlo nuevamenta metes basura, como en mi caso y es peor por que te undes mas mucho mas, ahora yo no puedo ni salir a buscar ayuda.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: